Mekkerland es una granja escuela donde todo gira en torno a los animales. En ella, el respeto hacia los animales y la naturaleza es una prioridad. Las banderitas de madera indican el camino por la granja, donde podrá encontrar cabras, ovejas, gallinas y conejos. Un equipo apasionado de voluntarios y vecinos se encarga del cuidado de los animales e incluso se ha esmerado en ponerle nombre propio a cada uno de ellos.

La paz y el respeto hacia los animales son clave en esta granja escuela. Por ello, no está permitido acceder sin más a los prados o tocar o incluso dar de comer a los animales.

La granja también cuenta con un bar de verano. El menú contiene bebidas sin alcohol, y los platos del día están apuntados en una pizarra. El equipo de Mekkerland se esfuerza al máximo para ofrecerles a los visitantes platos sostenibles, biológicos, locales, veganos o al menos vegetarianos.

Más información debajo de las imágenes.