Justo al lado de Gante, en medio del silencio, está la Reserva Natural de Bourgoyen-Ossemeersen. Esta magnífica y extensa área de humedales es una zona de gran importancia ambiental, como se comprueba particularmente en época de migraciones. Cada año decenas de miles de aves se posan aquí para anidar en la pureza de este paisaje flamenco.

Armarse de prismáticos

Con su superficie de más de 220 hectáreas, la de Bourgoyen-Ossemeersen es una reserva única. Sus praderas y pantanos invitan en todo momento a sacar los prismáticos. Otee los horizontes. Contemple la naturaleza intacta. Y recorra tranquilamente las distintas rutas de senderismo. El sendero Meerskantpad ofrece un hermoso paseo accesible para amantes de la naturaleza que usen silla de ruedas o tengan limitaciones visuales.

Base para excursiones activas

El centro de interpretación De Bourgoyen es el punto de partida ideal para un paseo. Allí podemos pedir un mapa con rutas, tomar prestados unos prismáticos y ¡en marcha! Quien quiera, también puede sumarse a uno de los paseos con guía gratuitos, para lo cual lo mejor es consultar el sitio web. Si hay sed tras el paseo (o antes), este edificio de arquitectura pasiva también tiene su propio café, en el que incluso se organizan fiestas de cumpleaños infantiles. En ellas, el cumpleañero y sus amigos pasan una tarde inolvidable buscando a la mariquita Jefke.