En el año 2007, se inauguró el nuevo y moderno Palacio de Justicia, diseñado por Stéphane Beel y Lieven Achtergael.

Alrededor de 600 personas trabajan en las seis plantas con que cuenta este edificio, provisto de una notable fachada acristalada.