Al caer la noche en Gante, el sol deja paso a un alumbrado que más que artificial es verdaderamente artístico. Calles, plazas y edificios se ven iluminados con una claridad llena de estética, magia y encanto, como si toda la ciudad se estuviese poniendo de gala. Un espectáculo tranquilo pero grandioso. Descubra esta faceta de Gante y sumérjase en esta magnífica experiencia nocturna.

El premiado plan de alumbrado

El moderno plan de alumbrado de Gante tiene su origen en 1998. El punto de partida fue la búsqueda de un uso racional y sostenible de la energía. No obstante, el Ayuntamiento quiso aprovechar para transformar el centro en un paisaje maravilloso de luces y sombras. Matices arquitectónicos, calles, monumentos y plazas se ven iluminados de manera estética. Así, se logra respeto por el medio ambiente a la vez que belleza. ¿A que es una idea brillante? El visitante se ve atraído y conducido por los juegos de ambientes, y redescubre la ciudad de una forma totalmente distinta de la del día. Por su papel pionero en esta forma de iluminación urbana integrada, el Ayuntamiento ha sido reconocido con numerosos premios y prestigio a nivel internacional.

Un iti­ne­ra­rio res­plan­de­cien­te

¿Quiere aprovechar para recorrer los puntos y edificios iluminados más bonitos? Pues le ofrecemos una ruta de paseo nocturno. Se parte del Kouter y tiene una duración de unos 5 kilómetros, que pasan por todos los puntos destacados de la Gante iluminada.

Si quiere hacer el recorrido completo, se tardan unas dos horas. Lo mejor es no empezar muy tarde, ya que con las 12 campanadas el alumbrado artístico deja sitio al convencional. Puede organizar su recorrido con uno de los guías o descubrir esta ruta usted mismo, descargando ya el mapa.

El Festival de la Luz

Como escaparate para este premiado plan de alumbrado, el Ayuntamiento organiza cada tres años el Festival de la Luz. En él, cientos de miles de visitantes vienen de todas las partes del país y de más allá de nuestras fronteras. La causa: casi 40 deslumbrantes instalaciones lumínicas montadas por toda la ciudad en un recorrido de unos 6 kilómetros. Parte de estas obras de arte están construidas por ganteses. Las demás instalaciones constituyen una plataforma para artistas internacionales que trabajan con este formato. En el itinerario interactivo, se va de un asombro a otro. Y lo más bonito es que nos reunimos así para ver la belleza del arte de luz durante los días más oscuros del año. Este festival no tiene parangón en ninguna parte del mundo. ¡No se pierda la próxima edición!