La más antigua piscina cubierta de Bélgica es, al mismo tiempo, la más reciente: en el año 2001 fue profundamente restaurada, por lo que la magnífica decoración Art Déco luce de nuevo en todo su esplendor.

La piscina mantiene además su función de casa de baños pública. 

Desde la cafetería Au Bain, situada en el primer piso, se tiene una magnífica vista de la piscina y del puerto de recreo.