Hacer un pícnic, disfrutar de un helado o leer un libro entre los árboles frutales, jugar al pilla-pilla o saltar en los trampolines… Todo ello es posible en esta pequeña plaza apta para niños al lado de la Catedral de San Bavón.

Durante el año 2019, los 1400 metros cuadrados de esta plaza fueron transformados en una zona de césped lleno de flores y un huerto frutícola. En este oasis refrescante crecen perales, manzanos, una higuera, un cerezo, un almendro y una morera.  También crecen otras plantas coloridas y con aromas deliciosos tales como la asperilla, la fresa salvaje y la azucena. Muchas de las especies de plantas que se han plantado allí también se pueden observar en el famoso cuadro de Jan y Hubert Van Eyck.

La plaza, situada entre la Catedral de San Bavón y el Castillo de Gerardo el Diablo, se convertirá en un verdadero oasis verde, ideal para niños, con mesas para picnic, trampolines integrados, rincones agradables donde sentarse y ovejitas de madera.  ¡Un pequeño paraíso en el centro de la ciudad!

Detalle divertido: una de las ovejitas del jardín mira hacia la capilla Vijdkapel, el lugar que estaba destinado en su origen a acoger el retablo del Cordero Místico. Por cierto, es fácil reconocer esta capilla desde fuera por su vidriera de plomo con la imagen del corderito.

¿Desea descubrir por sí mismo el maravilloso jardín de Jan Van Eyck?  Visite la exuberante plaza Maaseikplein: ¡el paraíso nunca ha estado tan cerca!