Durante las fiestas del Patershol en agosto, se puede comer la versión tradicional ‘planchada’.

El mastel se parte por la mitad, y entre ambas partes se unta mantequilla y azúcar moreno, se envuelve en dos trozos de papel de aluminio y se plancha. Así la galleta es plana y el azúcar se carameliza. 

Hasta hace poco este dulce sólo se podía comer durante las fiestas del Patershol pero ahora se puede saborear todo el año en el Nieuwe Onvrije Schipper en Korenlei.