Con el comienzo de diciembre, Gante se prepara para la recta final para Navidad y Año Nuevo. El centro histórico se transforma lentamente en un paisaje navideño, desde la plaza Sint-Baafsplein hasta la plaza St.-Veerleplein.

En el mercado de navidad podrá deambular por puestos con cosas para comer y beber, bonitos detalles y artesanía auténtica. La experiencia se completa con el aroma de las agujas de pino y del vino caliente. La plaza Emile Braunplein parece haberse convertido en un cuadro de Brueghel: patinadores bien abrigados que se deslizan en medio de un decorado medieval.