¿Todavía dudas sobre descubrir el mundo de Van Eyck? Ya te damos 7 razones por las que no deberías perderte la exposición 'Van Eyck. Una revolución óptica '.

1. Es la mayor exposición jamás vista sobre Van Eyck

Los ocho paneles exteriores restaurados del Cordero Místico constituyen el núcleo de la exposición. De forma muy excepcional, la Catedral de San Bavón ha prestado estos paneles para que puedan exponerse por primera y última vez fuera de la propia catedral.

Durante la exposición, los ocho paneles exteriores restaurados, visibles cuando el retablo está cerrado, así como los paneles de Adán y Eva, que aún no han sido restaurados, se pueden admirar por última vez en el Museo de Bellas Artes (MSK) de Gante. Los 10 paneles restantes de la obra, incluyendo el del Cordero, siguen expuestos en la Catedral de San Bavón.

Los paneles se encuentran distribuidos en las distintas salas de exposición, y están colocados a la altura de la vista, para que todo el mundo pueda examinar de cerca los colores magníficos, los detalles extraordinarios y las telas representadas de forma casi tangible. Durante esta exposición única, están acompañados de al menos la mitad de las obras conocidas de Van Eyck.

Solo se conservan una veintena de obras de Jan van Eyck a nivel mundial. Al menos la mitad de ellas ha viajado al Museo de Bellas Artes de Gante. Allí, se reúnen con las obras del taller de Van Eyck y con copias de cuadros que se han perdido a lo largo de los siglos. Además, se exponen más de 100 obras maestras medievales. Déjese cautivar por la belleza y la maestría expuesta en nada menos que 13 salas del museo.

2. Realmente es una oportunidad única

Acérquese más que nunca a la maestría de Van Eyck y admire de forma detallada el enfoque revolucionario y el genio del gran maestro. Van Eyck. Una revolución óptica” será una oportunidad que se le presentará una sola vez en la vida, todo ello organizado en el marco del año temático OMG! Van Eyck was hereen Gante.

¿Siente curiosidad por experimentar la misma admiración que los contemporáneos de Van Eyck al contemplar su obra? Durante la exposición, el público tendrá la oportunidad única de admirar por primera vez, además de los paneles exteriores restaurados de “La Adoración del Cordero Místico”, algunas de las demás obras maestras de Van Eyck en su reluciente estado original. Como solo pudieron haberlas visto los contemporáneos de Van Eyck.

3. El propio Jan van Eyck nunca vio tantas de sus obras reunidas en un solo lugar

Tantísimas obras maestras reunidas en un solo lugar, es algo que el propio Jan van Eyck nunca llegó a ver. Además de los paneles exteriores restaurados del Cordero Místico y los paneles que representan a Adán y Eva, puede admirar nada menos que 13 obras maestras más. Estas obras nunca antes se habían encontrado reunidas bajo el mismo techo.

Asimismo, es la primera vez desde el año 1902 que ciertos paneles del Cordero Místico se exponen fuera de la Catedral de San Bavón. Después de esta exposición, los paneles volverán a su hogar para siempre.

4. No se pierda ver esa revolución óptica con sus propios ojos

La revolución óptica que Jan van Eyck inició hace casi 600 años, sigue siendo fascinante hoy en día. El maestro flamenco perfeccionó la composición de la pintura al óleo y así, fue capaz de crear efectos de colores jamás vistas. Además, fue el primero en lograr imitar a la perfección el color del oro sin recurrir al pan de oro.

Jan van Eyck observaba el mundo que le rodeaba y gracias a esa capacidad de observación, consiguió plasmar en sus lienzos retratos y fenómenos naturales extremadamente realistas. En su época, la forma en la que pintaba las nubes y la luna, los salpicones de agua en una fuente, los picos nevados a lo lejos y el vello corporal era realmente extraordinaria.

Además de su excepcional habilidad para representar la realidad, también era un maestro de las ilusiones ópticas. Los retratos de la pareja Joos Vijd y Elisabeth Borluut, los donantes del Cordero Místico, o las estatuas de la Virgen María y el arcángel Gabriel, representadas en el díptico de la Anunciación, parecen tan reales que dan la impresión de encontrarse de verdad en un nicho. Parece que Van Eyck quiere retar a la realidad a través de este tipo de efectos ópticos.

5. Una revolución óptica para todos

En el Museo de Bellas Artes de Gante, todo el mundo tiene la oportunidad de examinar de cerca la maestría de Jan van Eyck. La exposición es accesible para visitantes con discapacidad física. Así, por ejemplo, existe una ruta sin bordillos para personas en silla de ruedas.

Los visitantes con discapacidad auditiva podrán escuchar su guía o audioguía en sus audífonos a través de un bucle magnético móvil. Además, se pueden adquirir de antemano los textos del audio por escrito.

Para los visitantes con discapacidad visual, el museo ofrece los textos expuestos en las salas y textos adaptados en formato audio. Además, disponen de guías con dibujos táctiles para una experiencia óptima. Quien lo desee, puede solicitar la asistencia de una persona que le acompañará durante su visita y le proporcionará las descripciones y explicaciones necesarias sobre las obras expuestas.

Además, también existe una hoja de ruta adaptada a personas con autismo, que permite planificar su visita a la exposición de la mejor forma posible.

6. Van Eyck para todas las edades

Gracias a nuestro programa para familias, podrá descubrir el arte antiguo a través de la mirada de los visitantes más jóvenes. A su entrada al museo, los niños de entre 6 y 12 años recibirán un audioguía (disponible en neerlandés, francés, inglés y alemán), así como un cuadernillo Van Eyck con sellos y actividades divertidas.

7. Deje rienda suelta a su creatividad en nuestro taller

Después de haberse dejado inspirar por su visita a la exposición Van Eyck, ponga manos a la obra en el taller Van Eyck, accesible para todos. Además, puede unirse dos veces a la semana en los talleres dirigidos por los guías del museo. Allí podrá crear sus propios esbozos, retratos, miniaturas o broches, aprender a observar y mucho más. El precio de estas actividades ofertadas siempre está incluido en su billete de entrada a la exposición.