Koffiebranderij Vandekerckhove vio la luz en 1854. Desde hace cinco generaciones se lleva a cabo todo el proceso del café allí mismo: desde el grano verde hasta la elaboración del café perfecto para tomar.

En el logotipo de esta casa reconocerá a Arthur Rimbaud, nacido en 1854, que después de su carrera como escritor se hizo comerciante de este producto (incluso hay un café que lleva su nombre).

Las mezclas desarrolladas aquí responden totalmente a la “tercera ola”: una nueva tendencia cafetera mundial en la que se vuelve a trabajar el café como producto artesanal. Así, se presta más atención a tostar procurando revelar los sabores particulares de cada café. Contra el café plano y con prisas, se busca el “slow coffee”.

Aparte de café también encontrará un gran surtido de tés y diferentes accesorios para disfrutar de estas deliciosas bebidas.