Lo que ahora es el café más pequeño de Gante era antes la casquería, donde la gente de pocos recursos compraba vísceras para comer, que, por motivos higiénicos, estaba prohibido vender en la Lonja de la Carne.

No obstante, el nombre del local (“la casita del patíbulo”) se refiere a la función de la fachada trasera, donde los condenados esperaban la aplicación de su pena. Además de ser el café más pequeño de Gante, puede presumir de tradición, ya que lleva siéndolo ininterrumpidamente desde 1776. 

  • La terraza es más grande que el propio local.
  • Dos sótanos para fiestas, también más grandes que el café en sí.