En el año 2030 le tocará a Bélgica, junto con Chipre, presentar la Capital Europea de la Cultura. Gante ha presentado su candidatura con mucho entusiasmo, para seguir los pasos de otras ciudades belgas tales como Amberes, Bruselas, Brujas y Mons. Y es que nuestra ciudad tiene todo lo necesario para verse atribuir este título especial.

Artes escénicas en Gante

Las artes escénicas en Gante son de un nivel excepcional y existe una amplia oferta: es la ciudad flamenca con el mayor número de eventos por cada diez mil habitantes.  Gante tampoco escatima en conciertos de alto nivel. De ello dan fe el primer “Cultural and Creative Cities Monitor” de la Comisión europea y el “Stadsmonitor voor leefbare en duurzame Vlaamse steden” (Encuesta urbana para ciudades flamencas viables y sostenibles).

Gante, la ciudad de la música

Desde el año 2009, Gante puede atribuirse el título de “Ciudad Creativa de la Música de la UNESCO” y forma parte de la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO. La vibrante escena musical de Gante destaca gracias a sus festivales musicales de alta calidad, a la amplia oferta de formaciones musicales, al alto nivel de participación en el mundo de la música y a la utilización del patrimonio histórico como escenario para los distintos eventos musicales.  

Arte y cultura en la calle

Además, en Gante también puede disfrutar de la cultura al aire libre. Gracias a eventos tales como “123-piano”, en la que se coloca un piano en un espacio público, el Festival de la Luz, o el festival “Sorry Not Sorry”, que se centra en el arte callejero y el grafiti, la ciudad fomenta las iniciativas artísticas al aire libre. El arte y la cultura salen a la calle para que todos los podamos disfrutar.

Gante, una ciudad histórica

El patrimonio histórico también atestigua que Gante es una de las ciudades culturales más importantes de Bélgica. Sus numerosos museos e iglesias albergan un patrimonio artístico importante, del que destaca indudablemente el retablo del Cordero Místico. El pintor Jan Van Eyck forma parte íntegra de la ciudad, el centro histórico está marcado por la presencia de una impresionante fortaleza medieval y los museos ganteses, siete de los cuales han sido reconocidos a nivel nacional, son de una calidad excepcional.

Economía creativa

El 4% de los puestos de trabajo en Gante son el resultado de la economía creativa. El 65% de estos puestos creativos están relacionados con actividades vinculadas con los nuevos medios de comunicación y la cultura. Nada menos que el 18% de los autónomos de la ciudad se dedican al sector creativo. En total, Gante representa un 20% del valor añadido de la economía creativa flamenca.

Gante, ciudad universitaria

La Universidad y los centros de educación superior de Gante cuentan con unos 75.000 estudiantes. Alrededor del 10% de estos estudiantes siguen una formación artística o relacionada con la cultura. Si además le contamos que Gante alberga tres de los cuatro postgraduados artísticos de Flandes, entenderá por qué esta ciudad tiene más que motivos suficientes para llevar el título de “Capital europea de la Cultura”.

Política cultural en Gante

Todas estas actividades culturales requieren una política firme, y según el monitor europeo, esta tampoco falta en Gante. Actualmente, la política cultural de Gante se centra en sembrar las semillas que darán su fruto para el año 2030.

Que quede claro: la ciudad de Gante destaca por su creatividad, su espíritu innovador y la creación de soluciones sostenibles, que son elementos clave en la lucha por el título de Capital europea de la Cultura de 2030. Es un reto que la ciudad está encantada de aceptar, dado que ya abundan las ideas para defender este honor de su propia forma particular.

A nivel artístico, Gante pertenece a la élite mundial. La ciudad rebosa de teatros, asociaciones culturales y grupos de envergadura internacional, que generalmente solo se encuentran en las ciudades más grandes. (…) Y es por ese ambiente artístico que en Gante, me siento como en casa. Además es una ciudad muy liberal y abierta de mente, donde puedes hablarle a cualquiera por la calle en un idioma distinto y no te mirarán mal por ello
Milo Rau