A la hora de optar por comida y bebida sostenible, hay que plantearse varias cosas: ¿Qué alimentos consume? ¿Cuál es la procedencia de estos alimentos? ¿Qué hacer con los restos de comida? ¿Qué acaba en la basura? Puede introducir pequeños cambios a todos estos niveles para reducir su huella ecológica. Simplemente siga leyendo.

Pioneros al nivel de la alimentación

Gante es pionera, tanto en lo que a emprendimiento como en lo que a sostenibilidad se refiere. Prueba de ello son las numerosas iniciativas locales incluidas en el plan alimentario. Desde formas sencillas e inteligentes de llevar sobras de restaurante a casa, hasta una plataforma que administra excedentes alimentarios a las asociaciones sociales de Gante, pasando por vasos reutilizables para llevar café en las cafeterías gantesas: las iniciativas son diversas, creativas y comprometidas.

¿Sabía que…? En el año 2021, Gante ganó el premio europeo Eurocities Award gracias a su estrategia alimentaria “Gent en Garde”. Esta estrategia pretende reducir drásticamente la huella de carbono del sistema alimentario actual.

Local y comercio justo

¿Quiere asegurarse de que apoya a las personas adecuadas en la cesta de la compra? En ese caso, compre directamente al agricultor, en uno de los mercados agrícolas o de productos frescos de Gante. Alimentos de cercanía frescos y llenos de sabor. Una pequeña contribución que alegrará sus platos.

Si aún no encuentra lo que busca, descubra más lugares de comercio justo en Gante.

Lugares de comercio justo

Vegetariano - Vegano

Si le gusta preparar platos vegetarianos de vez en cuando, le encantará la iniciativa “Jueves vegetarianos”, el concepto al que Gante debe su título de capital del vegetarianismo. Si es vegetariano o vegano estricto, Gante es el lugar por excelencia, ya que su oferta de restaurantes veganos y vegetarianos no deja de crecer.

Recoger su propia fruta

¿Sabía que en Gante hay algunos sitios donde puede recoger su propia fruta? El proyecto “Buurtfruit” (fruta de barrio) gira en torno a los huertos urbanos y a los lugares de cosecha de fruta (semi)públicos donde se permite la recogida de frutas muy maduras para evitar que se echen a perder. ¡Residuo cero, artesanal, delicioso y divertido! Sin embargo, hay que respetar algunas reglas: sea respetuoso con los árboles, no se lleve toda la fruta, en breve, utilice el sentido común.