Por su encanto histórico y dinámica modernidad. Gante es una ciudad perfecta para una escapada de última hora o un fin de semana. Su peculiar ambiente está cargado de historia y ofrece también un apasionante cóctel cultural con una gran dosis de modernidad urbana. Es un sitio lleno de posibilidades pero sin agobios, ideal para quienes quieren disfrutar de la vida, igual que los simpáticos y hospitalarios ganteses. En su visita, no se pierda la oportunidad de contemplar la mundialmente famosa obra maestra de los hermanos Van Eyck: La Adoración del Cordero Místico.

Luz mágica de fama mundial

Para vivir de verdad esta ciudad, hay que quedarse al menos una noche. De hecho, tiene un ambiente especial de día y también tras la puesta del sol, cuando se transforma y le permite descubrir una luz de cuento de hadas que realza para usted todos sus tesoros arquitectónicos. Hasta la media noche, puede pasear en medio de los mágicos matices del alumbrado. Y cada tres años se ilumina de una manera singular durante el Festival de la Luz, que presenta sorprendentes obras lumínicas de artistas nacionales e internacionales.

Las Fiestas de Gante: el pueblo en pie de fiesta

¿Quiere saber cómo entendemos aquí las fiestas grandes de la ciudad? Pues venga en julio y asistirá a un evento de 10 días que conquista el centro urbano al completo, con 765.000m²  de alegre bullicio. Celebradas desde hace casi 200 años, las Fiestas de Gante se han ido convirtiendo en uno de los mayores festivales culturales de Europa, con artistas nacionales e internacionales, música gratis en más de 10 plazas, animación infantil en diversos puntos y cientos de actividades en interiores y al aire libre.

Gastronomía rock-‘n-roll, una mezcla ideal

En Gante, el corazón histórico de Flandes, se puede hacer de todo: ir de compras, descubrir, degustar… ¿Que le gusta más esto último? Pues tiene de sobra donde elegir. Por ejemplo, Gante es capital vegetariana de Europa (y, según los ganteses, del mundo), y sus jóvenes chefs de cocina rock-’n-roll hacen furor en el ámbito culinario internacional.

Gante, ciudad hospitalaria

Aquí todo el mundo es bienvenido. Para cada uno hay algo que le encantará, como bien saben los miles de estudiantes que, un curso tras otro, llenan las calles de energía y juventud. Si quiere explorar la ciudad de forma alternativa tiene, por ejemplo, el mapa “Sorry, not sorry streetart”, con una ruta a pie o en bici por los grafitis más impactantes. Gante es también una ciudad socialmente comprometida que defiende la igualdad de oportunidades, con iniciativas en contra de la discriminación y a favor del respeto y la solidaridad.

Muchísima Gante por descubrir

“Corazón histórico de Flandes”, “ciudad de todos los tiempos”, “Manhattan medieval”, “el secreto mejor guardado de Europa”… los apodos que Gante acumula a lo largo del tiempo son igual de pintorescos que la propia ciudad. Pasee por el centro histórico y entenderá inmediatamente los numerosos premios turísticos y los elogios internacionales.

En ningún otro lugar se salta tan rápido del siglo XIV al XXI (¡y viceversa!), sin tener en ningún momento la sensación de que algo no encaja.

Gante, auténtica

¿Busca una escapada que sea distinta, especial? ¿Quiere salirse de los caminos trillados? Pues Gante le irá como un traje hecho a medida. Según la revista National Geographic Traveler, es la ciudad histórica más auténtica del mundo que está llena de vida. Y lo está las 24 horas, del día y de la noche, porque con la puesta de sol tiene un nuevo despertar.

Gante: destino ecológico

Muchas ciudades están haciendo cada vez más esfuerzos por limitar su impacto para el medio. En Gante, el ecoturismo no es una moda sino una forma de vivir, basado en su compromiso ecológico. Ha sido proclamada capital vegetariana de Europa y tiene el mayor centro con tráfico reducido de Europa. Vivir Gante en bici es algo que no podemos dejar de recomendar: a la ciudad le encantan los ciclistas y el sentimiento es mutuo. Además, tiene una escala humana, perfectamente visitable, también a paso de peatón.

La Llave Verde abre puertas ecológicas

La Llave Verde es una ecoetiqueta de calidad para atracciones y alojamientos turísticos respetuosos con el medio ambiente. Gante anima a las empresas turísticas a trabajar de la forma más sostenible posible. La Llave Verde encuadra en un programa internacional que está activo en 17 países. Los alojamientos participantes cumplen una serie de criterios en materia de consumo de energía y agua y de movilidad. La ecoetiqueta se entrega por un plazo de un año. En Gante son varias las empresas que tienen este distintivo.  

Los hoteleros ganteses tienen una mentalidad responsable, por lo que piden al cliente que, en lo posible, utilice las toallas varias veces, igual que en casa. Además, emplean detergentes seguros y respetuosos con el medio ambiente y ofrecen jabones y champús ecológicos. Varias empresas de alquiler de vehículos alquilan coches híbridos.

Paraíso de la comida vegetariana y ecológica

En 2009 Gante lanzó la idea de los Jueves Vegetarianos, por la que anima a los habitantes a no comer carne ni pescado los jueves. El modelo gantés fue seguido por ciudades como Sao Paulo en Brasil o Bremen en Alemania. Gante ha sido proclamada Capital Vegetariana de Europa. Para los vegetarianos, esto es un paraíso biológico: además de decenas de fabulosos restaurantes, cada uno con su personalidad, disponen también de tiendas biológicas y de un enorme supermercado con solo productos biológicos.